Severalia Severalia Música
24 Noviembre 2017
 
 
La Cesta está vacía

¿Desea recibir novedades?

Subscríbase

Musica DVD's Libros Partituras  
CATALOGO     |     ESTILOS     |     NOVEDADES     |     OFERTAS

DIEGO ORTIZ (1510-1570): RECERCADAS DEL TRATADO DE GLOSAS, 1553
LA REVERENCIA



Passamezzo moderno, rec 2ª. Doulce memoire, rec 1ª. Felicci occhi miei, rec 4ª. Quinta pars, rec 9ª. Folia, rec 8ª. Passamezzo moderno, rec 3ª. La Spagna, rec 5ª. La Spagna, rec 6ª. Felicci occhi miei, rec 2ª. Recercada 4ª. Passamezzo antiguo, rec. 1ª. La Spagna, rec 2ª. Felicci occhi miei, rec 1ª. Doulce memoire, rec 2ª. La Spagna, rec 1ª. La Spagna, rec 4ª. Doulce memoire, rec 4ª. Recercada 2ª. Passamezzo antiguo, rec. 5ª. Romanesca, rec. 7ª. Felicci occhi miei, rec 3ª. Recercada 1ª. La Spagna, rec 3ª. Doulce memoire, rec 3ª. Recercada 3ª. Folia, rec. 4ª. Romanesca, rec. 6ª.

Diego Ortiz nació en Toledo en torno al año 1510 y murió en Nápoles cerca de 1570. Toda la información que ha llegado a nosotros sobre su desempeño profesional, proviene del entonces virreinato español de Nápoles. A principios de la década de 1550 trabaja como profesor de viola en el entorno de Don Pedro de Urríes, barón de Riese (Sicilia). En febrero de 1558, el tercer Duque de Alba, Don Fernando Álvarez de Toledo, virrey de Nápoles entre 1556 y 1558, le otorga el puesto de maestro de capilla. Su sucesor, don Pedro Afán de Ribera, duque de Alcalá y virrey entre 1559 y 1571, lo mantiene en el puesto hasta su muerte. Si bien Ortiz fue canónigo y autor de música religiosa, su obra mayor la realizó en el ámbito de la música instrumental, específicamente dentro de la familia instrumental que ahora conocemos como viola da gamba.

Su �Tratado de glosas sobre cláusulas y otros géneros de puntos en la música de violones� publicado en Roma en 1553, es el primer método de ornamentación de instrumentos de cuerda frotada del que tenemos noticia. En su tiempo también constituyó un aporte original toda vez que, como dice el propio Ortiz, la �vihuela de arco, siendo un instrumento tan principal y que tanto se usa, que no hubiese ninguno de tantos hombres hábiles y en él ejercitados que diesen principio a que los estudiosos tuviesen alguna vía de ejercitarse en él�. El tratado apareció simultáneamente en edición en castellano y en italiano. La versión italiana está repleta de castellanismos, por lo que se cree que el traductor fue un español, posiblemente el propio Ortiz. De ser cierta esta hipótesis, se confirmaría que, dada sus competencias en el idioma, Ortiz pasó gran parte de su vida profesional en Italia. Sin embargo, la traducción italiana posee algunos errores de terminología musical. Por otro lado, la música del tratado refleja las sonoridades musicales escuchadas en ese tiempo en Italia y ni una sola nota proviene de algún modelo español. No sabemos tampoco qué impacto pudo tener su obra en la España del Renacimiento ya que las únicas réplicas o versiones de la música del tratado que aparecen en documentos peninsulares provienen de Portugal: en España los instrumentos de cuerda punteada como la vihuela, ejercían una hegemonía absoluta.

El tratado está dividido en dos partes. La primera es una especie de léxico de fórmulas para ornamentar carencias y pasajes que el autor denomina �glosas�. El aprendiz debe explorar varias de las fórmulas por medio del método de ensayo y error para elegir por su propio gusto la que mejor se adecue al pasaje que trabaja. La selección debe tener en cuenta la destreza técnica del ejecutante y �considerar la posibilidad que tiene y conforme a ella escoger las glosas que mejor le parecieren, porque aunque la glosa sea buena, si la mano no puede con ella, no puede parecer bien y el defecto no será de la glosa�.

El libro segundo ofrece varias recercadas o estudios especulativos en el que varios modelos, tipos y obras musicales son desarrollados por medio de glosas y variaciones. Dentro de esos modelos se incluyen: danzas, géneros-tipo, esquemas rítmico-melódicos-armónicos y madrigales bien conocidos cuyas diferentes voces son intervenidas con glosas. Esta parte incluye cuatro recercadas o estudios para viola bajo; seis recercadas sobre el célebre �tenor� La Spagna con acompañamiento de clavicémbalo; cuatro recercadas o versiones ornamentadas del madrigal O felici occhi miei de Arcadelt, para viola y teclado, cuatro sobre la �chanson� Doulce memoire, de Pierre Sandrin y nueve recercadas para viola bajo y teclado sobre bajos de passamezzo.

El Passamezzo es una danza italiana de métrica binaria que gozó de mucha popularidad desde mediados del siglo XVI a mediados del siglo XVII. Su esquema musical básico fue utilizado frecuentemente para variaciones instrumentales como en este caso. Es posible que su nombre provenga de su coreografía básica: un paso y medio. Existen dos tipos principales de passamezzo: el �antico� y el �moderno�. Mientras la progresión armónica básica del passamezzo antico es I-VII-I-V-III-VII-I-V-I, la del moderno es I-IV-I-V-I-IV-I-V-I. Armónicamente, el passamezzo antico es sumamente similar a la romanesca, por lo que se les confunde frecuentemente.

La Romanesca no es una danza, sino un patrón melódico-armónico usado durante los siglos XVI y XVII tanto para acompañar poesía cantada como para desarrollar variaciones instrumentales. Si bien su nombre sugiere un origen romano, las fuentes más antiguas se encuentran en España, donde se le conocía como �Romanesca o Guárdame las vacas�. Con este último título aparece una y otra vez en los libros de vihuelistas como Alonso de Mudarra, Luis de Narváez, etc. La diferencia entre el passamezzo antico y la romanesca reside en aspectos más sutiles pero no menos determinantes como el tempo o la expresividad. En efecto, las pasiones dominantes de cada género difieren como advirtió en su momento el compositor y teórico Vicenio Galilei. En su Primo libro Della prattica del contrapunto (1588-1591) , el padre del astrónomo hace hincapié en el contraste de la excitante sonoridad de la romanesca con la quietud del passamezzo.

La Spagna es un famoso �tenor� o línea melódica fundamental sobre la que se añadían otras voces en contrapunto. Se le utilizó principalmente para el desarrollo de la bassa danza: estilo coreográfico que dominó las cortes europeas durante la Edad Media y el Renacimiento.

La folía es un género-marco amplio, con muchas variantes, tipos y posibilidades que fue utilizado tanto para canciones y danzas, como para desarrollar variaciones o diferencias escritas o improvisadas. Gozó de mucha popularidad en Italia y España sobre todo durante el siglo XVII. Las folias que aparecen en las recercadas cuarta y octava del tratado de Ortiz, en realidad son ejemplos de una danza llamada la gamba. Si bien posee la misma progresión característica de la folia, la gamba se diferencia en ciertos aspectos rítmicos y en sus reiteraciones carenciales.

Durante el siglo XVI fue común la práctica de transcribir canciones y madrigales a formatos instrumentales en los que algunas voces eran desarrolladas por medios de glosas y ornamentaciones. Las intervenciones son en ocasiones tan complejas y exuberantes, que borran todo rastro de la pieza original. En estos casos las glosas son mucho más que meros ornamentos: se convierten en una muestra de las técnicas de producción de ideas musicales originales, heurísticamente originadas en modelos preestablecidos. Se trata de la inventio que teorizará la retórica musical un siglo más tarde. Tales procedimientos no son extraños en diversas tradiciones. Los encontramos en varios momentos de la historia de la música occidental, pero también en el gamelán indonesio o en las complejas polifonías orales centroafricanas. En todas estas músicas, una melodía bien conocida que no se percibe de forma explícita en la música resultante, regula tanto las realizaciones como la coordinación entre los músicos.

Pese a que no se le considera propiamente un manual de improvisación, muchos de los modelos del tratado de Ortiz pueden ser entendidos como improvisaciones escritas o al menos, como una huella de esta práctica musical fundamental que cayó en desuso durante el siglo XX. (Rubén López-Cano).

 

LA REVERENCIA está formada por: PALOMA GALLEGO (soprano), LLUIS COLL (corneto), JORGE MIRÓ (viola da gamba bajo), RUTH ROBLES (viola da gamba bajo), VIVIANA GONZÁLEZ (viola da gamba tenor), PEDRO JESÚS GÓMEZ (vihuela y guitarra), EMMANUELLE CASSARD (arpa tripla), MIGUEL ÁNGEL ORERO (tambores, darbuka y panderetas)  y ANDRÉS ALBERTO GÓMEZ (clave, órgano y dirección).

CD: 15.00 €
CD: 12.10 €
Volver
Copyright 2017 - Severalia Música