Severalia Severalia Música
17 Noviembre 2017
 
 
La Cesta está vacía

¿Desea recibir novedades?

Subscríbase

Musica DVD's Libros Partituras  
CATALOGO     |     ESTILOS     |     NOVEDADES     |     OFERTAS

FRANZ ANTON HOFFMEISTER (1754-1812): SEIS SONATAS PARA CLARINETE Y PIANO
DAVID ARENAS (CLARINETE SIB Y LA) & BELÉN GONZÁLEZ-DOMONTE (PIANO)



 

CD 1) Sonata en Mib Mayor (Allegro. Rondo (Allegro). Sonata en La Mayor (Allegro. Adagio ma non troppo. Allegretto). Sonata en Re Mayor (Allegro. Poco Adagio. Allegro assai)

 

CD 2) Sonata en Sol menor (Allegro. Andante. Allegro). Sonata en Do Mayor (Allegro con brio. Poco Adagio. Menuetto). Sonata en Fa Mayor (Allegro. Andante cantábile. Rondo, Allegro).

 

 

Sonatas para Clarinete y Piano de F. A. Hoffmeister

 

La figura de Franz Anton Hoffmeister (1754-1812) es clave en la Viena de la segunda mitad del siglo XVIII. Nacido en Rottenburg am Neckar (Alemania), se trasladó muy joven a Viena, en un momento en que la capital europea de la música albergaba la figura de los tres grandes genios del clasicismo: Haydn, Mozart y Beethoven. Hoffmeister desempeñó ahí una función esencial al establecer una firma editorial que se encargaría de la difusión de sus propias obras y la de los compositores de su entorno: Clementi, Pleyel, Vanhal y otros. La aristocracia y burguesía eran muy aficionadas a las veladas musicales entre familiares y amigos, y esta moda favoreció la adquisición de partituras entre los melómanos. Evidentemente, la impresión de partituras de los grandes genios eran las más demandadas y no fue una excepción para Hoffmeister, atribuyéndose la primera colección de cuartetos de Haydn, obras de Beethoven y Bach, (este último no gozaba entonces de la popularidad actual). Como amigo personal de Mozart se ocupó de la edición de las obras entre los Kv 478 y Kv 577, incluyendo el cuarteto que le fue dedicado ex profeso, el "Cuarteto Hoffmeister" Kv 499. La publicación de sus obras no solo acaeció en la floreciente Viena musical, también aparecieron en Ámsterdam, Londres, París y Venecia.

 

Si bien este enorme trabajo editorial ocupó buena parte de su vida, asociándose además con otras firmas que le dieron la oportunidad de ampliar su negocio, no impidió que Hoffmeister fuese el paradigma de un compositor prolífico, con un catálogo excepcional: más de 60 sinfonías, más de 50 conciertos para diversos instrumentos, óperas, colecciones de canciones, obras para piano y un amplísimo número de composiciones de cámara. Esta multiplicidad y versatilidad de estilos le ofreció una enorme reputación en su momento. Solo el paso de los siglos hizo que su producción quedara relegada a un plano más secundario, como ocurriría con otros de sus grandes contemporáneos -Pleyel, Vanhal, o Dittersdorf-, injustamente denominados "compositores menores" por la sombra que arrojó posteriormente sobre ellos el dominio casi insuperable de Haydn, Mozart y Beethoven sobre el estilo clásico.

 

Destaca en su enorme producción el apartado que le dedicó a la flauta, instrumento muy popular entre los aficionados que contaba con una gran tradición de obras barrocas. Pero también fue relevante su aportación a los conciertos dedicados a instrumentos con menor repertorio, entre ellos la viola y el contrabajo. En la época que se definieron las formas básicas de la música clásica, la configuración de la orquesta moderna y las agrupaciones por excelencia de la música de cámara, el clarinete emerge como instrumento novedoso para consolidarse definitivamente. Inventado hacia 1690-1700, varios compositores del último Barroco ya le prestaron atención; Vivaldi, Telemann o Molter escribieron conciertos para el novedoso Chalumeau. La Escuela de Mannheim, con los Stamitz a la cabeza, lo introdujeron en la orquesta, Haydn lo incluyó en sus últimas sinfonías, y Mozart le dio el impulso definitivo. Su timbre y versatilidad, su flexibilidad en las dinámicas y su gran registro, lo alzaron en un puesto relevante. Hoffmeister no fue ajeno a todas estas novedades, (su concierto para clarinete es anterior al del propio Mozart), y para entonces, el clarinete ya estaba integrado en la plantilla orquestal, tenía un emergente repertorio de conciertos y obras de cámara en diversas combinaciones de viento y cuerda.

 

El apartado que Hoffmeister dedicó al clarinete es muy relevante, un concierto y un doble concierto para dos clarinetes, 6 cuartetos para clarinete y cuerdas, así como numerosas obras para la Harmoniemusik, agrupación de cámara con instrumentos de viento, muy popular en las cortes europeas, dedicada a la interpretación de serenatas, divertimentos y partitas.

 

Las seis sonatas para clarinete y piano componen una colección de obras editadas en 1812, el año de la muerte del compositor. Son únicas porque constituyen un ciclo para los tres clarinetes soprano del momento, do, sib y la, en una época donde la formación a dúo por antonomasia era el violín y piano. Si bien hay más ejemplos de composiciones para la misma formación en la época (Vanhal, Devienne, o Danzi), o bien no escribieron tan cantidad de sonatas, o no se editaron como ciclo, y otras veces se efectuaron para clarinete y bajo continuo, sin la parte del piano realizada (Sciroli, Lefevre). Por ello las seis sonatas para clarinete y piano de Hoffmeister resultan ser un conjunto inédito de obras pudiendo compararse, salvando las distancias,  a los ciclos de sonatas para violín y piano, o violonchelo y piano de los grandes clásicos. Las sonatas se encontraron en una vieja edición del archivo de la "Sociedad de amigos de la Música" de Viena bajo el título de "Seis Dúos para Pianoforte y Clarinete de Fr. A. Hoffmeister". Fueron compuestas en diferentes tonalidades en el siguiente orden: Re Mayor, Fa Mayor, Sol Menor, Do Mayor, Mib Mayor y La Mayor. Las cuatro primeras fueron concebidas originariamente para el clarinete en do, de timbre más brillante, la 5ª para clarinete sib y la sexta para clarinete en la. Dado que el instrumento de la época contaba tan solo con 5 llaves, se usaban indistintamente los tres tipos de clarinete soprano para poder interpretar en las tonalidades con más alteraciones, práctica habitual en la orquesta. En las ediciones actuales, debido al casi total desuso del clarinete en do, se han respetado los tonos originales de las sonatas, adaptándolas a los clarinetes sib y la. Así, la sonata en Fa Mayor, Sol menor y Do mayor se interpretan con el clarinete en sib, y la sonata en Re Mayor con el clarinete en la. A excepción de la sonata en Mib Mayor, (de dos movimientos), todas contienen tres movimientos: allegro, lento y rondo, con la otra excepción del movimiento final en minueto de la sonata en Do Mayor. El movimiento allegro inicial es extenso en casi todas las sonatas, elaborado con materiales diversos y largas transiciones, los movimientos lentos contrastan con los primeros, mucho más líricos, recordando a fragmentos de ópera, especialmente el Andante de la sonata en Sol Menor. El Andante cantábile de la sonata en Fa Mayor se asemeja a un minueto, aun sin tener la estructura del mismo. Los rondos finales, de diversa duración, devuelven el carácter jovial. Los que cuentan con más episodios son las sonatas en Re Mayor y La Mayor. Todos ofrecen un carácter conclusivo y brillante a las sonatas. Estéticamente, el conjunto de las sonatas tienen parecidos a algunos pasajes de las obras de Mozart y Beethoven, una afinidad lógica por el talento, la familiaridad y amistad que unía Hoffmeister a sus ilustres contemporáneos. (Michèle Dufour: Profesora de Estética y Sociología R.C.S.M.M.)

 

 

DAVID ARENAS nació en Madrid. Inicia sus primeros pasos musicales en la Banda Sinfónica y Escuela Municipal de Música de Alcobendas (Madrid), de la mano de Antonio García y Santiago Bernardo. Finaliza los estudios de clarinete, música de cámara, armonía y contrapunto en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Fueron sus maestros Máximo Muñoz, Justo Sanz, Luis Rego y Alberto Rodríguez. Amplía su formación asistiendo a diversos cursos de interpretación con profesores de prestigio internacional. Su interés por la música de cámara le motiva a participar en Praga en el Festival Internacional Ameropa.

 

Entre sus galardones destacan el "Premio de Honor" Fin de Carrera en música de cámara, finalista del VII Concurso Internacional de Música de Capellades (Barcelona), segundo premio en el I Concurso Nacional de Música de Cámara (Madrid) mejor interpretación de obra española en el IV y premiado en el V Certámenes Internacionales "Pedro Bote" (Badajoz) y "Diploma de Honor" en el X Torneo Internacional de Música TIM, (Zaragoza).

 

Ha sido miembro de varias orquestas, entre las que destacan la Orquesta Solistas de Cámara-Madrid, la Orquesta Lírica de Madrid y la organización "Voces para la Paz". Como solista ha interpretado los conciertos para clarinete y orquesta de C. Stamitz y W. A. Mozart, con la Orquesta del Conservatorio "Rodolfo Halffter". Estrenó el "Concerto Grosso" para cinco instrumentos y orquesta de Carlos Galán en el Auditorio Nacional, con la Orquesta Sinfónica de la Comunidad de Madrid, así como la ópera "a.Babel" Op. 70 del mismo compositor, como parte del grupo solista, en el Teatro de la Zarzuela de Madrid junto con la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid. Ha colaborado con el Ensemble Nacional de España de Música Contemporánea, con el "Prural Ensemble", y con la Orquesta de Cámara Benda de la República Checa en su gira por Madrid.

 

Miembro fundador de varias agrupaciones camerísticas, es miembro de los tríos "Pleyel", "Ekoda" y "Chamberí", del "Ensemble de Clarinetes de Madrid" y del grupo "Cosmos 21", agrupación dirigida por Carlos Galán especializada en la difusión de la música contemporánea. Sus actuaciones con diversos grupos de cámara abarcan salas de la geografía española, Italia, Francia, República Checa, Marruecos, Japón y Latinoamérica, participando en importantes festivales.

 

Ha estrenado numerosas obras de cámara y participado en la grabación de numerosos cedés (Several Records y Verso), programas de televisión y radio. Ha sido profesor invitado en los Festivales Internacionales Boccherini, Mozartissimo y ChamberArt en Madrid. En la actualidad es profesor de música de cámara en el Conservatorio Profesional de Música "Rodolfo Halffter" de Móstoles.

 

 

BELÉN GONZÁLEZ-DOMONTE nace en Madrid. Cursa sus estudios en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid en la cátedra de Guillermo González, con quien finaliza la carrera obteniendo Mención de Honor. Amplía su formación en la Schola Cantorum de París con Jean Paul Sevilla y en Dallas con Alfred Mouledous. Recibe clases magistrales de Alicia de Larrocha, Antoni Besses, Joaquín Achúcarro, Alessandra Frantseva, Stand Ford y Paul Badura-Skoda.

 

Su actividad concertística es amplia, tanto de solista como en agrupaciones camerísticas y se extiende por toda la geografía española, Francia, y Alemania. Se especializa en el repertorio español, mostrando especial interés en la obra de Enrique Granados, Isaac Albéniz, Manuel de Falla, Federico Mompou y Ernesto Halffter.

 

Entre sus galardones destacan el Premio "Rosa Sabater" a la mejor interpretación de Música Española en el XXXIX Concurso Internacional de Piano "Premio Jaén" (1997) y el Tercer Premio en el Concurso Nacional "José Roca" de Valencia (2001).

 

Realiza grabaciones en directo para Radio Nacional de España, para la Televisión Educativa Iberoamericana y para el sello discográfico Naxos en 2006 junto a Guillermo González (Tres Piezas infantiles para piano a cuatro manos, de E. Halffter). En noviembre de 2012 edita su CD "Isaac Albéniz, Obra Romántica para piano" con la discográfica Several Records.

 

Profesora Numeraria por oposición desde 2002, desempeña su labor docente como Profesora de Música de Cámara en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.

CD: 17.45 €
Volver
Copyright 2017 - Severalia Música